EL CARISMA Y LA RETÓRICA DE LOS NUEVOS

Hace ya tiempo que el carisma fue sustituido por la comodidad y el conformismo de los dos grandes partidos. En los años en los que se introdujo la democracia en España, saltaron a la palestra líderes con un gran carisma, capaces de convencer a cientos de votantes. Desde entonces, ha brillado por su ausencia; nadie ha sido capaz de movilizar a sus votantes de verdad, de corazón. Sin embargo, eso está cambiando con la nueva generación de políticos, capaces de discutir en un pleno cualquier ley o decreto, como de sentarse a debatir en un plató con periodistas o colaboradores.

Sigue leyendo