La historia de Zenobia

Amanecía y las sábanas aún seguían arrugadas, manchadas por el carmín de sus labios e impregnadas con el olor de su perfume. Un cigarro recién encendido, apoyado en el cenicero de la mesita, no paraba de estrellar su humo contra el cristal de la ventana. Alguien abrió la puerta, despacio, como si no quisiera despertarme. Permanecí inmóvil, haciéndome el dormido. Ella, Zenobia, tras dar dos sigilosos pasos, apoyó una bandeja a los pies de mi cama. Me di la vuelta. Acababa de traerme el desayuno.

Unos cruasanes con chocolate emplatados en cerámica de Sargadelos, un zumo de tres naranjas, cubertería de plata -la bandeja también era de plata-; al lado de la servilleta, guardando aquel manjar, una nota en la que se podía leer “Te quiero”. Allí estaba yo, presidiendo aquél banquete y dando las gracias por tener a aquella mujer a mi lado.

Mientras devoraba el cruasán, con el zumo ya ingerido, me comencé a sentir mal. Tan mal que acabé estampándome contra el suelo. Al rato -no sé cuanto tiempo pasó- me desperté. Zenobia había desaparecido. Mi cartera, también.

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s