La deficiencia mental del “Primer Mundo”

Al puerto de Catania llegan las noticias. A través de los restos recuperados y las declaraciones de los 28 inmigrantes que han sobrevivido, la ONU ha dicho que son unas 800 personas las fallecidas en el naufragio en aguas del Mediterráneo.

pateras1Pero estos no han sido los únicos. Quizá nadie sabe de los 400 inmigrantes que desaparecieron tras hundirse su barcaza en las costas de Libia, o los cadáveres que localizaron la Guardia Marítima frente a las costas de Lampedusa, durante el año 2014…y así hasta miles y miles de personas fallecidas que buscaban un futuro mejor que el que les esperaba en sus respectivos países de origen.

Mientras, en el “primer mundo” nos preocupamos de las últimas actualizaciones del whatsapp, o de si fulanita me ha dejado un mensaje en el facebook. Nos alejamos de la realidad, les damos la espalda y les condenamos a una muerte segura: ya sea como víctimas de guerra en sus países o ahogados en las profundidades del lecho marino.

JovenesExiliadosAlemaniaHay que tener en cuenta, que en la actualidad, no somos muy diferentes a ellos. Quizás los medios que usamos nos difieren porque las posibilidades de transporte que tenemos son mayores; pero nos estamos viendo obligados a emigrar porque nuestro país no da para cubrir nuestras necesidades. Y no precisamente porque nosotros lo hayamos hecho mal, sino porque las mismas personas que retienen alimentos de primera necesidad para que sus precios suban, generando así pobreza máxima, son los mismos que juegan y especulan con nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Quizás compararlo esté equivocado, porque son muchas las diferencias: no navegamos en pateras ni huimos de una guerra que nos condena a vivir por y para las armas. Nosotros buscamos una salida a la pobreza que nos ahoga y aprieta, tanto o más que una guerra.

ryanair-lowcost-airfare1

Y me doy cuenta que hasta para ser emigrante hay clases. Que somos diferentes para todo, nos difiere el color de nuestra piel a nivel fisiológico como a nivel legal. Si naces en Europa vales más que si naces en Libia o en Siria. Y, encima, como ya ocurrió en España con el problema económico, los mismos que quieren intentar arreglar el problema de la emigración, son los mismos que la generan desde sus asientos.

“Y quizás, algún día, ya no hará falta la esperanza” decía Catusa Silva. La esperanza es lo único que nos mueve en esas situaciones tan extremas. Si nos quitan la esperanza, ya no habrá más sentido seguir luchando por querer un futuro mejor. Así que la esperanza hay que guardarla.

Para concluir, cabe decir que realmente la situación de la emigración se frenará cuando tratemos a los demás como iguales, como lo que son: personas con nuestros mismos derechos (a la sanidad también, Albert Rivera), con nuestras mismas ganas y que tienen sueños como nosotros. No por ser de más allá de los Atlas, tienen porque ser diferentes. Somo iguales, pero con matices físicos. Tratémonos como tales.

Gracias por leerme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s